EL PODER DE LOS HOMBRES

EuroPROFEM - The European Men Profeminist Network http://www.europrofem.org 

 

Précédente ] Accueil ] Remonter ] Suivante ]

 

EL PODER DE LOS HOMBRES

 

Por David Tacey
Traducción: Laura E. Asturias

David Tacey, autor, académico y comentarista, afirma que los gremios terapéutico y académico dentro del movimiento de hombre deberán ponerse de acuerdo a fin de crear un discurso radicalizante que conduzca a cambios fundamentales y amplios, y asegura que la comprensión del poder y el dolor de los hombres como una "paradoja" en lugar de una contradicción es clave para iniciar este proceso.


La "mojada" experiencia contemporánea de los hombres resulta repugnante a muchos resecos intelectuales, a quienes no les gustan el llanto, loss entimientos húmedos, los corazones sangrantes, las confesiones o la búsqueda interna. Los estudios de los hombres académicos y el movimiento popular de hombres, sin embargo, tienen en común mucho más de lo que ambos querrían admitir.

Ambos grupos habitan un mundo post-patriarcal, y mientras el gremio terapéutico "siente" el legado de un patriarcado caduco en un corazón vacío y un alma dolida, el gremio académico "piensa" en cómo derrocar las estructuras remanentes del patriarcado político. Ambos gremios deben unirse en un futuro discurso radicalizante.

Aunque se ven uno al otro con cierta alarma y desdén, el gremio terapéutico y el académico han tomado extremos opuestos de la misma situación histórica. La cultura terapéutica asume que el patriarcado, como estructura de apoyo a la identidad, está muerto, y se dedica a inculcar una "mentalidad de sobrevivencia" que ayudará a cada hombre en la tarea de reconstruir su vida. Sin embargo, la cultura terapéutica no puede ver que el patriarcado político está en realidad muy vivo, y que aunque los hombres mismos podrían sentirse privados de derechos y emocionalmente desorientados, continúan al mando de la autoridad social. Es ésta una peligrosa ruptura entre la realidad psíquica interna (donde a todos se nos hace sentir "inferiores" e impotentes) y la realidad externa (donde el arquetípico Cronos-Saturno continúa gobernando).

El gremio académico comprende bien el continuo poder hegemónico de los hombres, pero es ciego al hecho de que muchos hombres aún están sufriendo - - valga decir, por anticipado, y adelantándose a la agenda feminista -- las consecuencias emocionales de la desintegración del patriarcado como una realidad psicológica y que moldea la identidad. La cultura académica no puede ver qué persiguen los hombres con su llanto: sus lágrimas son vistas como de cocodrilo, indulgentes y sensibles lágrimas de "new age", que no tienen validez y solamente disfrazan la realidad de que los hombres aún tienen todo el poder. "Oh, Dios", dijo una comentarista feminista (Eva Cox) a Warren Farrell, "¿es que acaso los niños poderosos están chillando ahora?"

Vivimos en tiempos complejos en los que debemos reconciliarnos con la paradoja del poder de los hombres y el dolor de los hombres. En mi vida como académico, hablo diariamente el lenguaje del poder de los hombres.

En mi otra vida, como conferencista y participante en la cultura terapéutica, veo en todos lados el dolor de los hombres y también lo siento mucho adentro de mí mismo. Ambos lados de la experiencia contemporánea de los hombres son reales, y ambos deben ser considerados. No se trata de una contradicción, sino de una paradoja, y se pierde el vínculo entre el dolor y el poder cuando la paradoja no es comprendida. Yo diría que la habilidad de comprender y apoyar esta paradoja, y la tensión entre poder y dolor, es lo que constituye una plena salud psicológica en un mundo post-patriarcal.

El problema con el énfasis popular en la "sanación de los hombres" es que, fundamentalmente, olvida el origen real de las heridas de los hombres.

Como participante en algunos foros terapéuticos, me encontré tendiendo cada vez más hacia la perspectiva académica, haciendo preguntas críticas acerca de la identidad masculina, sintiéndome asfixiado por el enfoque de las "buenas vibraciones", y queriendo presentar argumentos para la necesaria desestructuración de la identidad masculina. Empecé a percatarme de que, aunque los foros populares supuestamente se centraban en el "dolor de los hombres", en realidad querían engañar al dolor, esquivarlo, trascenderlo o deshacerse de él. El dirigente de un foro de hombres me dijo que el objetivo primordial era hacer que los hombres se sintieran de nuevo felices de ser hombres. "¿Acaso no es eso lo que todos perseguimos?" me dijo, preguntándose por qué yo no me adhería a él en un movimiento unido. Le hice ver claramente que esos optimistas clichés no eran lo que me había inspirado a involucrarme en la experiencia contemporánea de los hombres.

Los discursos populares de sanación o terapéuticos necesitan urgentemente una inyección de la perspectiva académica, pues esto en sí le da a las perspectivas feministas, culturales y sociales una amplitud en la cual las experiencias individuales adquieren un mayor sentido y significado histórico. Antes de rehacer la masculinidad debemos deshacerla, y comprender por qué tuvo que ser así. En nuestros esfuerzos por reconstruir, debemos ser autocríticos y asegurarnos de distinguir entre las viejas y las nuevas masculinidades, a diferenciar la nueva autoestima de la vieja arrogancia masculinista, a separar la nueva felicidad de la antigua complacencia, a reconocer la diferencia entre derechos humanos y privilegios patriarcales.

Estas lecciones están muy lejos de ser aprendidas, y es por esto que cada dirigente de los foros populares de hombres se debe a sí mismo y les debe a sus seguidores la oportunidad de familiarizarse con los estudios de hombres académicos profeministas y leer seriamente en estas áreas. En lugar de utilizar los libros Iron John (Juan de Hierro), de Robert Bly, y Fire in the belly (Fuego en el vientre), de Sam Keen, como libros de texto, los dirigentes deberían estudiar Slow motion (Cámara lenta), de Lynne Segal, o Contemporary perspectives on masculinity (Perspectivas contemporáneas sobre la masculinidad), de Kenneth Clatterbaugh.

Pienso que si los hombres supieramos más acerca de por qué estamos sufriendo, si comprendiéramos mejor las razones culturales, políticas e históricas de nuestra desorientación, los efectos de este incremento en los conocimientos sólo podrían ser positivos. El conflicto personal, entonces, no sería tan terriblemente personal, y el análisis creativo, en lugar de los sentimientos de culpa, podría ser movilizado de una mejor manera.

Jung lo expone muy bien: "Cuando se discierne y comprende la conexión entre el problema personal y los acontecimientos contemporáneos más grandes, ello trae alivio a la soledad de lo puramente personal, y el problema subjetivo se magnifica a una cuestión general de la sociedad.

De esta forma el problema personal adquiere una dignidad de la que carecía hasta ese momento". Irónicamente, para que los hombres contemporáneos adquieran la visión contextual más amplia que Jung recomienda, necesitan leer literatura feminista o inspirada en el feminismo, y no el material junguiano popular que mantiene alejado al mundo sociopolítico.

Algo que me ha alarmado en la última década es la profunda ruptura que convierte la paradoja poder-dolor en una abierta contradicción bélica.

El dogmatismo y el extremismo tienden a adherirse a quienes ven un lado de la paradoja mas no el otro. Aquellos que se centran sólo en el dolor de los hombres, rápidamente se vuelven santurrones, nostálgicos, "húmedos" y fundamentalistas. Los que no ven más allá del poder de los hombres se hacen intolerantes, moralistas, castigadores y plagados de culpa. Es típico ver sólo una perspectiva a la vez, pero cuando esa única perspectiva se endurece hasta convertirse en ideología, creo que hemos perdido contacto con la verdad.

Pienso que debemos esforzarnos por incorporar ambas perspectivas a la vez en nuestras mentes. El dolor de los hombres y el poder de los hombres, la espiritualidad y la política, el sentimiento y la razón: debemos siempre examinar, equilibrar y comparar lo que ambos lados plantean. Esta es la "dialéctica" que utilizo en mis escritos. A veces enfatizo lo mitopoético y lo arquetípico, y luego me centro en la política y el proceso social.

Sé que este enfoque puede parecer confuso. En mi curso académico sobre "cómo reconstruir a los hombres", algunos de mis alumnos junguianos se preguntan por qué me concentro tanto en la sociología y la política de la masculinidad. Por otro lado, algunos sociólogos me ubican en el mismo campo junto a Robert Bly y los conservadores junguianos, simplemente porque me fascinan los antecedentes arquetípicos de los problemas de la masculinidad.

Estos problemas de categorización tendrán que surgir conforme nos esforzamos por abrirnos camino y por desarrollar una espiritualidad de las experiencias de los hombres que sea políticamente consciente y una política de género que esté alerta a las psicodinámicas y la dimensión espiritual.

 


Précédente ] Accueil ] Remonter ] Suivante ]