ARONES FESTEJAN DÍA DEL PADRE ANALIZANDO
SU PATERNIDAD Y MASCULINIDAD

EuroPROFEM - The European Men Profeminist Network http://www.europrofem.org 

 

Précédente ] Accueil ] Remonter ] Suivante ]

 

ARONES FESTEJAN DÍA DEL PADRE ANALIZANDO
SU PATERNIDAD Y MASCULINIDAD

Es la primera vez que en Monterrey (Mexico) se realiza esta actividad

Monterrey, 22/junio/99 (Guadalupe Cruz, corresponsal/CIMAC/Tertulia). Más de 500 personas, en su mayoría varones e incluso cadetes de la Academia de Policía, acudieron al foro de reflexión sobre nuevas formas de paternidad y masculinidad como parte del festejo del Día del Padre.

Ésta es la primera actividad realizada desde una instancia oficial, encaminada a reflexionar sobre una nueva forma de paternidad y de masculinidad, la cual fue organizada por el Centro de Atención a Víctimas de Delitos (CAVIDE).

El foro, denominado "De hombre a hombre, seamos padres más padres", contó con la participación de cadetes, quienes asistieron como parte de su entrenamiento académico.

Felipe de Jesús Rodríguez, conductor de radio estatal e integrante del Círculo de Estudios de Masculinidad, afirmó que el denominado feminismo de tercera generación se está convirtiendo en un humanismo, pues aseguró que a través de esta filosofía se busca la unidad del desarrollo humano integral de hombres y mujeres.

Desde esta perspectiva -agregó- se articulan la reflexión y el análisis sobre una nueva masculinidad, ya que la supervivencia del machismo atenta no sólo contra las mujeres sino también contra la dignidad de los propios varones.

Cabe señalar que el Círculo de Estudios sobre Masculinidad tiene apenas un año de su conformación. Recientemente integró en el CAVIDE un programa que intenta ayudar no sólo a las víctimas, sino también a los victimarios, denominado "Grupo de Hombres por una Relación No Violenta".

Rodríguez aseguró que los costos del plantemiento tradicional de la masculinidad, donde se exige a los varones ser fuertes, agresivos, competitivos y osados, provoca un gran dolor emocional. "Sea en el terreno de las relaciones sexuales, la familia, las calles, los negocios, el campo de batalla o en la política, los hombres están siempre comprometidos en el esfuerzo de dominar", por lo que aseguró que "la masculinidad tradicional es una amenaza contra la vida".

Aseguró que aprenden como varones a expresar emociones como el miedo y la tristeza, a pedir ayuda y apoyo en los momentos adecuados, a ser cooperadores y comunicativos y "en particular, seguir caminos no violentos para resolver conflictos". Éstos son algunos de los retos que deberán enfrentar los hombres del nuevo milenio.

Al finalizar el evento algunos de los presentes expresaron su interés en aprender a manejar la agresividad tan asociada al papel masculino.

En México la corriente de las nuevas masculinidades data de hace diez años, en los cuales se han conformado diversas organizaciones no gubernamentales y grupos académicos de reflexión sobre el papel tradicional de ser varón.

Fuente: Comunicación e Información de la Mujer, AC (CIMAC), México, DF cimac@laneta.apc.org http://www.cimac.org.mx

___________________________________________

Laura E. Asturias / Guatemala 

___

México--

· Varones festejan Día del Padre analizando su paternidad y masculinidad · Reglamentar la licencia por paternidad, un avance laboral para los varones · ¿Qué es paternar? (Erika Cervantes) 

VARONES FESTEJAN DÍA DEL PADRE ANALIZANDO SU PATERNIDAD Y MASCULINIDAD

· Es la primera vez que en Monterrey se realiza esta actividad

Monterrey, 22/junio/99 (Guadalupe Cruz, corresponsal/CIMAC/Tertulia). Más de 500 personas, en su mayoría varones e incluso cadetes de la Academia de Policía, acudieron al foro de reflexión sobre nuevas formas de paternidad y masculinidad como parte del festejo del Día del Padre.

Ésta es la primera actividad realizada desde una instancia oficial, encaminada a reflexionar sobre una nueva forma de paternidad y de masculinidad, la cual fue organizada por el Centro de Atención a Víctimas de Delitos (CAVIDE).

El foro, denominado "De hombre a hombre, seamos padres más padres", contó con la participación de cadetes, quienes asistieron como parte de su entrenamiento académico.

Felipe de Jesús Rodríguez, conductor de radio estatal e integrante del Círculo de Estudios de Masculinidad, afirmó que el denominado feminismo de tercera generación se está convirtiendo en un humanismo, pues aseguró que a través de esta filosofía se busca la unidad del desarrollo humano integral de hombres y mujeres.

Desde esta perspectiva -agregó- se articulan la reflexión y el análisis sobre una nueva masculinidad, ya que la supervivencia del machismo atenta no sólo contra las mujeres sino también contra la dignidad de los propios varones.

Cabe señalar que el Círculo de Estudios sobre Masculinidad tiene apenas un año de su conformación. Recientemente integró en el CAVIDE un programa que intenta ayudar no sólo a las víctimas, sino también a los victimarios, denominado "Grupo de Hombres por una Relación No Violenta".

Rodríguez aseguró que los costos del planteamiento tradicional de la masculinidad, donde se exige a los varones ser fuertes, agresivos, competitivos y osados, provoca un gran dolor emocional. "Sea en el terreno de las relaciones sexuales, la familia, las calles, los negocios, el campo de batalla o en la política, los hombres están siempre comprometidos en el esfuerzo de dominar", por lo que aseguró que "la masculinidad tradicional es una amenaza contra la vida".

Aseguró que aprenden como varones a expresar emociones como el miedo y la tristeza, a pedir ayuda y apoyo en los momentos adecuados, a ser cooperadores y comunicativos y "en particular, seguir caminos no violentos para resolver conflictos". Éstos son algunos de los retos que deberán enfrentar los hombres del nuevo milenio.

Al finalizar el evento algunos de los presentes expresaron su interés en aprender a manejar la agresividad tan asociada al papel masculino.

En México la corriente de las nuevas masculinidades data de hace diez años, en los cuales se han conformado diversas organizaciones no gubernamentales y grupos académicos de reflexión sobre el papel tradicional de ser varón.
______________________________

REGLAMENTAR LA LICENCIA POR PATERNIDAD, UN AVANCE LABORAL PARA LOS VARONES

· Congelada en la Cámara de Diputados desde hace dos años

México, DF, junio de 1999 (Silvia Magally/CIMAC). La propuesta de reglamentar en nuestro país la licencia por paternidad constituye apenas un pequeño paso en favor de la paternidad responsable, pero también podría ser vista como un gran avance en materia de la legislación laboral en el caso de los varones, afirma Héctor Frías Barrón, asesor de la Cámara de Diputados e integrante del Colectivo de Hombres por Relaciones Igualitarias, AC (CORIAC) <coriac@laneta.apc.org>.

En el estudio "La licencia por paternidad: una medida que apuntala el ejercicio de la paternidad responsable", Frías Barrón explica que la licencia por paternidad es una prestación especial, concedida a los varones -en conexión con la maternidad- a fin de que dispongan de una licencia con goce de sueldo, en algunos casos hasta por 15 días, en otros sólo por cinco, para atender las necesidades del parto de su compañera así como las de su hijo o hija.

En México, la iniciativa propuesta hace dos años no ha prosperado en la Cámara de Diputados; sin embargo, se espera sea retomada y aprobada para que nuestro país pueda sumarse a Estados Unidos, Canadá, Argentina y Brasil, que están impulsando esta prestación en el continente.

Alemania, Dinamarca, España, Finlandia, Holanda, Noruega y Suecia son algunos países que cuentan ya con una legislación específica sobre licencia de paternidad. En el caso de Suecia, las políticas públicas y programas gubernamentales destinados a fortalecer la equidad, así como la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres en la crianza y el cuidado infantiles, particularmente por cuanto hace a las prestaciones de seguridad social, resultan en que los varones cuentan con una serie completa de derechos para disfrutar de sus hijos e hijas.

En comparación con otros países, la seguridad social en Suecia, que favorece el derecho al ejercicio de una paternidad responsable, casi no tiene límites. Sin embargo, y pese a la normatividad, los suecos todavía se resisten en la práctica a asumir su responsabilidad frente a las actividades de la guarda-crianza.

Pero la existencia de disposiciones legales para que los hombres modifiquen su actitud frente a la manera tradicional de ejercer la paternidad no son suficientes. Es necesario un proceso que cambie la creencia de que la paternidad es menos importante que la maternidad.

La importancia de esta iniciativa -advierte Frías Barrón en su estudio- radica en la relevancia de que la ley otorgue el reconocimiento oficial de que los varones también tienen derecho a disfrutar del nacimiento de sus hijos e hijas, ya que hasta ahora solamente se les reconoce la obligación de trabajar y ser los proveedores de la familia.

En México aún falta mucho para lograr que la ley equipare la protección de la paternidad al nivel de la maternidad. Barrón recomendó incluir en la Ley Federal del Trabajo una licencia por cuidados paternos que permita a las parejas decidir quién de los dos se hace cargo de los menores de edad en caso de enfermedad, o bien cuando se trate de alguna dolencia crónica, una intervención quirúrgica que requiera un amplio periodo de tiempo de convalescencia, ya que en la mayoría de los casos es la madre quien tiene que hacerse cargo del cuidado de los infantes y renunciar a su empleo, si esta situación se prolonga por más tiempo.

Cabe destacar que el contrato colectivo de trabajo del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (Situam), contempla en su cláusula 176, según la cual en caso de enfermedad de hijos/as menores de 12 años, debidamente comprobada por los servicios médicos del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), madres y padres trabajadores tendrán derecho a que se les autorice un permiso con goce de salario íntegro hasta por 15 días hábiles al año para que les atiendan.

No obstante que lo establecido en la cláusula anterior puede considerarse un logro de las y los trabajadores del Situam en materia de seguridad social, que reconoce la igualdad de responsabilidades por parte de la madre y del padre en el cuidado y la crianza de las y los hijos, hay que señalar que el ISSSTE obstaculiza la recepción íntegra del salario por parte de los trabajadores varones que se encuentran en este supuesto.

Una licencia por cuidados paternos posibilitaría que padre y madre se turnaran de tiempo en tiempo para acompañar el proceso de recuperación de la salud de sus hijas e hijos. Finalmente también haría falta impulsar medidas que conciernen el derecho a los varones de acceder al servicio de guarderías para sus hijas/os, en los casos de instituciones o empresas en que este servicio exista para las mujeres trabajadoras.

De aprobarse la puesta en marcha, por parte de las instituciones gubernamentales, de acciones tales como la licencia por paternidad, se comenzaría a reconocer que la presencia o la ausencia del padre, a lo largo del desarrollo de un ser humano, pero sobre todo en el momento inmediato al nacimiento, influye de manera absoluta en el desarrollo del individuo y en la integración o desintegración del núcleo familiar y que por tanto, es necesario fomentar en los varones el interés de incursionar en el papel coprotagónico al lado de la mujer, que hasta ahora ha sido poco explorado por los varones, como es el cuidado y la crianza infantiles.

Juan Guillermo Figueroa  jfigue@colmex.mx, coordinador del Programa de Salud Reproductiva y Sociedad de El Colegio de México (Colmex), en su estudio "Algunas propuestas para la construcción de nuevas paternidades", señala que la primera propuesta para construir una nueva paternidad consiste en disfrutar la paternidad sin afectar la maternidad, ni el desarrollo de los hijos e hijas; sin violentarse mutuamente como personas y en el fondo complementándose en la interacción que se define por estos vínculos de parentesco.

Señala que otras investigaciones han documentado ejercicios de poder unilateral como una constante en la vivencia de la paternidad y la existencia de un doble código ético para varones y mujeres, sustentado en una moral que reconoce especializaciones genéricas y que, a partir de ello, valida códigos de conducta diferentes.

Un elemento más es que existen hombres que no saben cuántos hijos/as tienen. Asimismo hay un distanciamiento en los procesos de hombres y mujeres para vivir en todo lo referente a la reproducción que influye en la forma en que se viven la paternidad y la maternidad.

Se ha observado, además, que las normas sociales refuerzan el hecho de que los hombres no vivan como seres que se reproducen biológica y afectivamente, sino que se limitan a un proceso de reproducción social y económica y, a la vez, dificultan o apoyan la reproducción biológica de las mujeres.

"Estamos viviendo la paternidad en un contexto de crisis económica, en donde ser proveedor es cada vez más complicado y va a serlo más, mientras los hombres continúen identificándose como los únicos proveedores económicos", comenta el investigador.

A lo anterior se añade que no se ha construido un soporte social y laboral para un ejercicio alternativo de la paternidad, aunque Figueroa Perea considera que no son suficiente las acciones institucionales, sino que es necesario que varones y mujeres definan formas que posibiliten una nueva paternidad con modelos, también nuevos, de relación.

Algo se ha avanzado al reconocer la titularidad jurídica de las mujeres y su igualdad ante los varones; sin embargo, es mucho lo que falta para garantizar la autoridad moral de las mismas, ya que implica cuestionar modelos caducos de masculinidad y de paternidad.

Y añade que no basta con vender la idea de lo que los hombres ganan con la paternidad, sino hacer explícitas las carencias que están viviendo las mujeres y los hijos como consecuencia de los modelos viciados de paternidad.

Construir una paternidad respetuosa, apoyadora, solidaria y afectiva puede contribuir a a dignificar al varón como personaje social, opina finalmente Figueroa Perea.

Cabe señalar que esta nueva corriente de pensamiento que aborda el tema de las masculinidades inicia hace 10 años en Estados Unidos y Canadá retomando la propuesta feminista de que "nada es natural, que el ser mujer o ser hombre implica una construcción social y cultural. ________________________________________

¿QUÉ ES PATERNAR?

México, DF, junio de 1999 (Erika Cervantes/CIMAC). El papel de los varones a fin de milenio se replantea, desde su quehacer cotidiano hasta el hacer de su paternidad, algo trascendente o superficial.

El proceso se inicia cuando el varón es notificado por su compañera que se encuentra embarazada, la noticia como tal tarda en ser asimilada por los varones, explica Francisco Cervantes, integrante del Colectivo de Hombres por Relaciones Igualitarias A.C. (Coriac)  coriac@laneta.apc.org. "Cada hombre requiere un tiempo diferente durante el cual procesará y construirá su propio convencimiento".

El ser padre enfrenta a los varones a sus temores y emociones. Una forma de asumir la paternidad es dejarse empapar por las emociones implicadas en reconocer que están esperando un hijo o hija. Incluso, reconocer el hecho de aplazar proyectos profesionales e individuales y plantearse construir proyectos de vida más compartidos.

Paternar es el permanente deseo de heredar, moldear, conformar, dar a otros lo que somos, sentimos y tenemos como personas. Aun sin proponérnoslo, en todo momento estamos siendo observados y tomados como referencia por nuestros hijos para conducirse por la vida, señala Cervantes.

Es por ello que plantea que los varones deben asumir en su paternidad el hecho de "ser padres", que implica la enseñanza de cosas útiles para la vida. El nuevo paradigma para los varones es no sólo ser proveedores, sino participantes de la educación y cuidado de las hijas e hijos, lo que requiere tiempo para convivir, escucharles, charlar y tratar de entender y resolver las dudas e inquietudes que a lo largo de su vida experimentan.

Éstas son algunas de las recomendaciones de Cervantes para paternar:
· Convivir tan intensamente como sea posible con las hijas y los hijos para así practicar y aprender cómo saber detectar y responder a lo que necesitan.
· Conocerles lo mejor posible en su individualidad según su carácter y edad. Preguntarse cuáles son sus gustos, qué les disgusta, qué tareas pueden realizar en casa, de qué son responsables.
· No justificar el castigo, regaño, grito u otras formas punitivas de tratar a las hijas y los hijos. No podemos confundir castigar con educar. Castigar es inhibir una conducta en nuestra presencia, más no convencerles de no hacerla. Golpear es crear resentimientos, lastimar injusta e innecesariamente. Los castigos son infructuosos e inútiles. Las personas aprenden de sus experiencias. La vida es un ejercicio de ensayo y error, nosotros solamente damos pautas para mejorar, pero no podemos vivir la vida de otras personas.
· Asumir que el tiempo compartido con las hijas y los hijos es un tiempo valioso. En el momento que nos percatemos que podríamos estar haciendo algo mejor, revisemos una vez más por qué estamos asumiendo el papel solamente de proveedor del hogar, y no de padre.
· Ser prudentes, tolerantes, tiernos, cariñosos, sintiéndolo y siéndolo.

La recompensa a este ejercicio de paternar es la confianza y amor de nuestras hijas e hijos, el afecto que despierta en nosotros y la riqueza de ser una familia que se relaciona a través del amor y no de la violencia.

Fuente:

Comunicación e Información de la Mujer, AC (CIMAC), México, DF
http://www.cimacnoticias.com/ 

___________________________________________

Laura E. Asturias / Guatemala

 


Précédente ] Accueil ] Remonter ] Suivante ]