BASTA DE COMPLICIDAD ENTRE HOMBRES ANTE EL ABUSO SEXUAL

EuroPROFEM - The European Men Profeminist Network http://www.europrofem.org 

Précédente Accueil Remonter Suivante

 

BASTA DE COMPLICIDAD ENTRE HOMBRES
ANTE EL ABUSO SEXUAL

Grupo de Hombres Contra la Violencia de Managua

El Grupo de Hombres Contra la Violencia trabaja por el cambio de actitudes,
valores y comportamientos machistas de los hombres.

Impactados por la publicación de la carta de Zoilamérica Narváez, en la que acusa a Daniel Ortega de abuso sexual desde los 11 años, decidimos encontrarnos para reflexionar sobre el abuso sexual. A continuación compartimos nuestras reflexiones de ese encuentro, esperando que contribuyan a que los hombres rompamos con la complicidad y nos hagamos cargo de deshacernos del machismo, sistema que incuba la violencia sexual.

Para algunos de nosotros nuestra primera reacción a la carta de Zoilamérica fue de incredulidad: "Creí que era especulación, pero ahora me causa una especie de rechazo por conocer que otro hombre había cometido este tipo de delito." Para otros la primera reacción fue de repugnancia: "Con asombro y arrechura condeno este tipo de acto, sea quien sea el hombre involucrado."

Cuando nos preguntamos por qué los hombres hacemos estas cosas, sólo tuvimos que recordar la forma en que hemos aprendido a ser hombres en la sociedad: "Vivimos un mito en la sociedad de que los hombres abusadores son monstruos, pervertidos, y no queremos creerlo cuando se trata de un hombre conocido y considerado 'bueno'. Pero la forma en que aprendemos a ser hombres nos lleva a hostigar y abusar constantemente a las mujeres: en la calle cuando les tiramos piropos, en el trabajo cuando las manoseamos y en la casa misma cuando exigimos sexo forzadamente a nuestras compañeras. Aun hombres comprometidos con nuestras familias, comunidades y con la justicia social, caemos en estos comportamientos abusivos contra las mujeres."

Analizamos que el abuso sexual es una manifestación del poder de dominación masculina: "Debemos renunciar a este poder de hombres que es destructivo para construir algo nuevo más justo, más humano en su lugar. Lo principal es dejar de considerar a las mujeres como inferiores, objetos sexuales, propiedad nuestra, de renunciar al privilegio de la impunidad. Se trata de cómo hacernos responsables de nuestras acciones y de cómo incidir para que otros hombres se responsabilicen de sus actos.... Para mí esto es el reto." Creemos, al igual que la Red de Mujeres contra la Violencia, que el abuso sexual no es sólo un problema privado, de familia, sino también un problema social. Miles de mujeres, niñas y niños nicaragüenses son víctimas del abuso y la violencia sexual, ejercida mayoritariamente por hombres adultos de la familia: "Me enojé cuando escuché hablar que era un asunto de familia, y que no tenía por qué ser tratado así, públicamente. Esta actitud refuerza la violencia hacia las mujeres y la niñez porque condena a miles al silencio y a más abuso. La forma en que nosotros ejercemos el poder permite el abuso sexual, mientras no se haga escándalo. Alguna gente se da cuenta pero nadie dice nada por ser 'asunto familiar', y así se perpetua este ciclo sin fin de violencia, silencio y complicidad."

Muchas personas nos preguntamos por qué hasta ahora hace pública esta situación: "A mí me molesta esta pregunta porque tiene un trasfondo violento. Realmente no es fácil para una mujer salir y hablar estas cosas. Pienso que es porque lo estaba procesando. No es algo que se dice de la noche a la mañana y la mayor parte de la gente nunca llega a decirlo. ¿Qué hubiera pasado si ella lo hubiera dicho en el momento que le pasó? Estoy seguro que la gente la hubiera culpabilizado, rechazado. Nadie la hubiera creído."Analizamos que cuando una mujer hace público su testimonio de abuso nos sentimos amenazados como hombres: "Implica desnudar a un hombre por lo que es realmente; es una amenaza a la hegemonía del poder masculino y a los pactos de silencio que hay entre nosotros los hombres. El miedo que sentimos nos lleva a cerrar filas y deslegitimar a la mujer, su historia y su dignidad."

Consideramos que la carta de Zoilamérica contribuye a romper con el silencio y refleja el deseo de muchas mujeres y hombres de un mundo en donde las relaciones humanas se caractericen por la ética y la equidad en todos los ámbitos de la vida privada y pública: "Para mí, el hecho que ella se define en su carta como ciudadana es porque siente una responsabilidad para la creación de una sociedad más justa, más coherente y por eso ya no puede quedarse callada. Muchos hombres practican la doble moral, separando la ética de su vida pública y su práctica privada y esto es el machismo que todos aprendemos. La carta de Zoilamérica nos lleva a cuestionar y cambiar totalmente la forma de ver y hacer política. Creo que las generaciones jóvenes no debemos aceptar y reproducir más esta doble moral, venga de donde venga."

Admiramos, unánimemente, la valentía y el coraje de Zoilamérica, quien enfrentada con tantos prejuicios y tabúes sociales y presiones familiares y políticas, toma la difícil decisión de declarar públicamente que ha sido víctima de abuso sexual. Su voz es la de miles de mujeres nicaragüenses que hasta el momento no han podido hablar por sí mismas. Le extendemos nuestras manos solidarias y apoyo incondicional en su peregrinaje hacia la autenticidad, hacia lo que ella misma llama "su verdadera identidad".

Con estas reflexiones animamos a otros hombres a romper con la complicidad masculina ante la violencia sexual que mujeres, niñas y niños sufren todos los días, solidarizándonos con las víctimas, responsabilizándonos por nuestros acciones y cambiando nuestros comportamientos violentos.

Miembros del Grupo de Hombres contra la Violencia de Managua
4 de marzo 1998


!APOYEMOS LA CAMPAÑA MUNDIAL POR LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS MUJERES!

 


Précédente Accueil Remonter Suivante