HOMBRES CIEGOS

EuroPROFEM - The European Men Profeminist Network http://www.europrofem.org 

Précédente Accueil Remonter Suivante

 

HOMBRES CIEGOS A CRÍMENES SEXUALES CONTRA MUJERES

Por Peter Worthington
Traducción:  Laura E. Asturias

Cuando se descubre que adolescentes jugadores de hockey como Sheldon  Kennedy han sido sexualmente abusados por hombres que son responsables de ellos, aun una década después la mayoría de hombres se enfurece.

Junto a los cargos contra el perpetrador, hay investigaciones y se imponen nuevos lineamientos para asegurar que estos horrores no ocurran de nuevo.  Se trata de una afrenta y la sociedad presta atención.  Los hombres no tienen problema en imaginar que lo que le ocurrió a Kennedy hubiera podido sucederles a ellos cuando eran jóvenes.

Cuando las mujeres sufren abuso sexual, no existe tal afrenta.  Tomemos el reciente caso en Montreal, donde una joven embarazada de 16 años de edad fue mantenida en cautiverio, violada y sodomizada repetidamente durante 12 horas, y casi arrojada por un balcón.  Tres hombres, entre los 20 y 30 años de edad, inicialmente recibieron una sentencia de dos años menos un día en prisión pues el juez dijo que la víctima no presentaba cortadas, golpes o un daño visible.  La historia apareció en primera plana en los diarios y el caso fue apelado.  Pero, significativamente, el ministro de justicia de Quebec no tenía intención alguna de remover al juez.  Los grupos de mujeres protestaron, pero ningún hombre identificable dijo nada.

Luego de violar a una joven de 15 años en un sótano y permitir que sus amigos se sumaran al acto, para después desecharla "como basura", según el juez, Omar Merino fue sentenciado a un año en prisión.  El juez dictaminó que Merino no mostraba remordimiento, pero que supuestamente era un hombre trabajador, "altamente responsable", sin problemas de drogas o alcohol, ni trastornos mentales.  Estas fueron razones que mitigaron la condena pero, en mi opinión, debieron serlo para encerrarlo por más tiempo.

El caso de una joven que fue salvajemente golpeada, violada y dada por muerta cerca de Oshawa --"el peor caso que he visto, en el que una persona haya sobrevivido", dijo un agente de policía-- tuvo como resultado una sentencia de 12 años en prisión para el violador de 21 años, Michael Kobylanski.  El cráneo de la joven fue triturado (fueron removidas seis pulgadas de hueso) y su cerebro sufrió daño permanente.

Kobylanski podrá salir en libertad bajo palabra cuando tenga 27 años. En otro caso, documentado por Christie Blatchford, de Sun Media, un hombre sentenciado a 14 meses en prisión en 1990 por un brutal intento de estrangular a una mujer, logró que la condena fuera reducida a seis meses.  Cinco años después, violó y apuñaló repetidamente a su compañera de vida -- y fue dejado en libertad bajo fianza.  En ese tiempo, sacó a sus hijas de 12 y nueve años, encerró a la mayor en una habitación y violó a la más pequeña.  Luego puso a las ni

 


Précédente Accueil Remonter Suivante