ASISTENTE DE MAMÁ

EuroPROFEM - The European Men Profeminist Network http://www.europrofem.org 

 

Précédente ] Accueil ] Remonter ] Suivante ]

 

ASISTENTE DE MAMÁ

 

Por Michael Eburn
Título original: Mother's little helper
Traducción: Laura E. Asturias

¿Qué obstáculos enfrentan los hombres al tratar de ser mejores padres? Michael Eburn reflexiona sobre su propia experiencia y ofrece algunas ideas.

Han pasado seis semanas desde que mi hija nació y ya he sido excluido del proceso de paternidad. No deliberadamente, sino debido a presiones sociales en una sociedad cuyo mensaje es que los niños y las niñas son asunto exclusivo de las mujeres y que los hombres tenemos un papel insignificante en su cuidado y crianza. El papel del padre consiste, en el mejor de los casos en "ayudar" a nuestras parejas, las madres, en su tarea asignada de cuidar de los hijos y las hijas.

Este mensaje viene en varias formas. He realizado un estudio informal de los panfletos y materiales relacionados con la paternidad, excluyendo aquellos sobre lactancia y cuidado maternos, que nos han sido dados a mi esposa y a mí desde el nacimiento de nuestra hija. En todos los 25 folletos había 59 imágenes de personas adultas en funciones de cuidados parentales con bebés. Cuarentitrés de estas imágenes eran de madre/bebé, 11 eran de madre/padre/bebé y cinco eran de padre/bebé. Aunque los hombres constituimos el 50 por ciento de los padres, fuimos representados sólo en el 27 por ciento de estas imágenes.

El mensaje parental está dirigido solamente a mujeres. El Paquete de Progreso Infantil, de K-Mart, empieza con "Querida nueva mamá", el jarabe de frutas Cascades dice ser "lo mejor que una madre puede dar" y la onceava edición del libro The Babycare Book, publicado en 1995, dice, al referirse a "su pareja", que "Muchos nuevos padres pueden sentirse aislados después del nacimiento del bebé... Podrían sentirse inútiles en este extraño mundo de bebés, pañales y patrones alimenticios a menos que hayan estado estrechamente involucrados previamente. Hoy en día, cuando las familias nucleares son más reducidas, menos hombres tienen la oportunidad de aprender sobre estas cosas". Este libro tiene 29 imágenes de una persona adulta con un bebé. De éstas, 25 son de madre/bebé, tres son de madre/padre/bebé y sólo una es de padre/bebé. En una de las imágenes de madre/bebé también figura un hombre, pero se trata del médico.

La implicación de este libro es, por supuesto, que las mujeres no están en un "extraño mundo de bebés, pañales y patrones alimenticios", que para ellas todo esto es natural y que lo único que pueden esperar es que los hombres actúen como "curiosos" o útiles asistentes.

 

Grupos de maternidad temprana

El mensaje también viene de las instituciones. Nuestro hospital local era excelente y motivaba al futuro padre a asistir a las clases prenatales. Después del nacimiento del bebé, hay "grupos parentales" conducidos por el hospital que se esperaría fueran tanto para las madres como para los padres. Pero no es así: "Nos concentramos en la nueva madre, e invitamos al padre a asistir a un grupo nocturno una vez cada seis semanas".

Este enfoque no sólo refuerza el papel inferior de los hombres en la tarea parental, sino que también fomenta esa posición. Estos grupos, exclusivamente para mujeres, excluyen a los hombres de la información sobre sus hijos e hijas y su cuidado. La información sobre estos asuntos es transmitida al padre por la madre que asiste al grupo. Con la información viene el poder de controlar la relación parental. La mujer tiene la información, y si ésta es de hecho transmitida después de una clase, del hombre se requiere que actúe como asistente, bajo las instrucciones de la madre en asuntos aprendidos en el grupo, en lugar de asumir su justa cuota de responsabilidad. De esta forma, cuando surge un problema o asunto que necesita solución, se acude a los contactos obvios en los grupos o las redes establecidas, en lugar de que sean la madre y el padre quienes discutan las opciones. La tarea parental se convierte así en un proceso colectivo para las mujeres del grupo y no para el padre y la madre.

Cuando le pregunté a la enfermera local de cuidados infantiles si los hombres asistían al grupo, ella respondió que sí, pero que no habían llegado en algún tiempo. También dijo que el curso era impartido en un horario inconveniente para los hombres, quienes generalmente tenían que ir a trabajar. En cualquier otro campo, si una clase excluye al 50% de la población objetivo, habría revisiones para determinar la razón y desarrollar estrategias para mejorar la tasa de asistencia -- pero no cuando se trata de la paternidad. Si es necesario que las mujeres tengan la oportunidad de reunirse con otras y discutir sus experiencias, ¿por qué no ocurre lo mismo con los hombres? ¿Por qué la unidad de salud comunitaria no imparte clases nocturnas para que los hombres y sus hijos/as puedan asistir? Si, como sociedad, queremos igualdad y oportunidades para hombres, mujeres, niños y niñas, entonces tales grupos deberían motivar a los hombres a asumir un papel activo en el cuidado de sus familias.

La información parental también debería ser separada de la información sobre salud femenina. Un libro que dice referirse a "cuidados infantiles" pero que dedica igual espacio a la salud de la mujer sólo refuerza la identificación mujer-bebé como sinónimos. Si un hombre no asume responsabilidad por los cuidados de salud de su pareja, es igualmente claro que no tendrá una función en el cuidado del bebé, ya que para él son lo mismo. El cuidado del bebé no es cuidado maternal, y al agruparlos en una sola categoría sólo se consigue excluir efectivamente a los hombres de las decisiones que podrían necesitar ser tomadas en cuanto al cuidado de sus hijos e hijas.

Se podría argumentar que es apropiado dirigir información sobre cuidados infantiles a las mujeres pues es un hecho que la tarea parental es asumida, en la mayoría de los casos, ellas. Ésta, sin embargo, no es la respuesta. El Parlamento está, en su mayoría, conformado por hombres, pero si se publicara un manual para nuevos parlamentarios que se refiriera únicamente a hombres, que sólo mencionara a las mujeres en el papel de "pareja/esposa de un nuevo miembro" e hiciera sugerencias sobre cómo podrían las mujeres contribuir asistiendo a las actividades del partido, esto nos enfurecería. Nos enfurecería porque tal texto excluiría a todas las mujeres que optan por romper el molde convencional y asumen su lugar en el Parlamento. Y nos enfurecería por el mensaje que envía a las mujeres y las niñas respecto a su lugar y papel en la sociedad. Así también debería enfurecernos la literatura que no reconoce el hecho de que algunos hombres (aunque sean una minoría) asumen una función activa en el cuidado de sus hijos e hijas, y debería enfurecernos el mensaje que se está transmitiendo a hombres y niños acerca de su función en la familia.

 

¿Acción afirmativa para papá?

Existen otras limitaciones que la sociedad nos impone. El lugar donde trabajo, una gran institución pública comprometida con los principios de igualdad de oportunidades, otorgaría a mi esposa hasta 12 semanas con salario completo (o 24 semanas con medio salario) en permiso por maternidad. Yo, por otro lado, sólo tengo derecho a cinco días de permiso por paternidad. En las reglamentaciones para el otorgamiento de este permiso, se otorga permiso por paternidad para que un hombre del personal pueda ayudar a su pareja. Pero si ese hombre desea tomar tiempo para brindar cuidados primarios a su bebé, no hay provisión alguna para ello.

Por supuesto, si el bebé va a ser amamantado, esto debe hacerlo la madre, pero en estos tiempos deberíamos tener políticas flexibles que ofrezcan opciones a toda la gente, indiferentemente de su sexo, para asumir un papel activo en el cuidado de niños y niñas. Esto beneficiaría tanto a los hombres como a las mujeres; permitiría a algunas mujeres volver a sus carreras, facilitaría el que las personas desarrollen vidas hogareñas más equitativas, y permitiría a los hombres compartir la experiencia de cuidar a sus hijos e hijas como iguales, y no como asistentes. Motivar y permitir a los hombres asumir un papel activo en el cuidado de sus hijos e hijas permitiría a las familias tomar decisiones que les convengan. Podría ser, como ocurre en muchos hogares, que las mujeres asuman la mayor parte de la responsabilidad de la crianza mientras que los hombres continúan trabajando para proveer el ingreso familiar. Pero el hecho de que éstos sean los papeles tradicionales no es razón para ignorar o marginalizar las funciones no tradicionales.

El mejoramiento de las relaciones familiares requiere de motivación, y esto requerirá del desarrollo de políticas que estimulen a la gente a salir de sus papeles estereotípicos. La historia de movimientos "minoritarios" muestra que no es sólo el activismo de las personas involucradas, sino las acciones conscientes de quienes elaboran políticas, lo que permite que grupos tales como las mujeres y gente que no habla el idioma oficial salgan de sus funciones tradicionales y puedan desarrollar su pleno potencial personal. Ahora se requiere de políticas similares para que los hombres asuman su lugar como parejas en la relación familiar, en lugar de "asistentes de mamá".

Publicado en la revista XY: men, sex, politics, 6(3), Primavera 1996
XY, PO Box 26, Ainslie ACT, 2602, Australia

Título original: Mother's little helper
Traducción: Laura E. Asturias (Guatemala)

 


Précédente ] Accueil ] Remonter ] Suivante ]